Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Profundizando en cómo el cerebro y el cuerpo se comunican para regular el peso

En principio, mantener el adecuado peso corporal no debiera ser un problema si una cantidad suficiente de calorías fuese quemada por el cuerpo, de tal modo que se lograse un equilibrio energético, al consumir la misma cantidad de calorías que se ha incorporado a través de la comida. Lograr el adecuado equilibrio pasa por un complejo intercambio de mensajes neurobiológicos dentro de regiones del hipotálamo en el cerebro, y cuando esta "conversación" no es lo bastante precisa, el peso corporal puede volverse mayor o menor de lo adecuado.

NC&T, Diciembre 2012

Por desgracia, se sabe muy poco sobre los detalles de este complejo intercambio de mensajes. La situación podría comenzar a cambiar gracias a una nueva investigación dirigida por especialistas del Centro médico BIDMC, en Boston, Massachusetts, Estados Unidos

Los hallazgos del nuevo estudio demuestran cómo el neurotransmisor GABA regula selectivamente el consumo de energía y, algo muy importante, también ayudan a explicar la "circuitería" neurológica subyacente en la capacidad que posee la grasa marrón para quemar lípidos.

El equipo del Dr. Bradford Lowell, Profesor de Medicina en la División de Endocrinología del Centro médico BIDMC y en la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, ha estado trabajando hacia el objetivo de obtener una especie de "plano de cableado" de cómo el cerebro controla el apetito y la quema de calorías.

El hipotálamo, una región de tamaño de una perla que dirige una multitud de funciones importantes en el cuerpo, es el centro de control del cerebro para el equilibrio de la energía.

Este equilibrio se puede alcanzar cuando el cerebro recibe señales de respuesta del cuerpo que le comunican el estado de las provisiones de combustible y luego integra esta información con otros datos, incluyendo los del estado emocional de la persona, a fin de modificar la conducta alimentaria y el gasto de energía.

En este nuevo estudio, el grupo de Lowell y Dong Kong investigó una población de neuronas muy específica que se encuentra en la base del cerebro, concretamente en el núcleo arcuato del hipotálamo.

Los ratones con un defecto específico, el cual impide que estas neuronas liberen el neurotransmisor inhibitorio GABA, desarrollan una marcada obesidad y, significativamente, ésta se debe por completo a la deficiencia en la quema de calorías.

"El papel del cerebro en la regulación del peso corporal es fundamental."

Valiéndose de un grupo de ratones en el que estas neuronas podrían ser activadas selectivamente en diferentes momentos, el equipo ha constatado que las neuronas del núcleo arcuato actúan a través de una serie de neuronas auxiliares para regular el consumo de energía en la grasa marrón. Ésta última ha protagonizado muchos titulares de prensa en los últimos tiempos porque cuantiosos estudios han mostrado que, a diferencia de la grasa blanca que no hace mucho más que almacenar combustible, la grasa marrón es capaz de quemarlo para generar calor. Este proceso se denomina termogénesis.

El consumo energético mediado por el tejido adiposo marrón es fundamental para mantener el peso corporal y evitar la obesidad inducida por la dieta. Sin embargo, su mecanismo regulatorio, mayormente basado en el cerebro, es aún poco conocido.

El descubrimiento de un neurocircuito que regula la termogénesis y que es controlado básicamente desde el hipotálamo, constituye un importante logro del nuevo estudio. Sus autores también han constatado que cuando se activan esas neuronas, el consumo de energía pasa a depender por completo de la liberación de GABA. Estos resultados revelan que la liberación de GABA por las neuronas del núcleo arcuato, regula de modo selectivo el consumo energético.

Las características únicas de las neuronas del núcleo arcuato son importantes porque podrían proporcionar una oportunidad para probar a modificar el control ejercido por el cerebro sobre el consumo de energía. Específicamente, las neuronas que reciben señales mediadas por GABA de las neuronas del núcleo arcuato, probablemente desempeñan un papel importante en la regulación del consumo energético, pero no en la ingesta de alimentos.

Se necesita investigar más para obtener un "diagrama" claro y definitivo del citado "cableado". Esta línea de investigación podría conducir a nuevos tratamientos farmacológicos para la obesidad y los trastornos provocados por ella, como por ejemplo la diabetes.

Más Información: Noticias de la Ciencia y la Tecnología

Comentarios de los visitantes