Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Investigadores del CSIC descubre que la falta de una proteína provoca obesidad

E.P., 10 de Marzo de 2006

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado en ratones genéticamente modificados que la falta de la proteína p62 conduce a la obesidad y a la resistencia a la insulina. Las conclusiones de este estudio, que representa el hallazgo de una posible nueva diana terapéutica para la obesidad y una de sus patologías asociadas, la diabetes tipo 2, se publican en la revista 'Cell Metabolism'.

La investigación, dirigida por los científicos del CSIC Jorge Moscat y Teresa Díaz-Meco, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid), establece que p62 constituye un freno a la capacidad de los adipocitos (células que componen la grasa) para desarrollarse, según explica el Consejo de Investigaciones Científicas en un comunicado.

" Cuando la función de p62 se exacerba, se produce una reducción de la actividad adipogénica; mientras que cuando p62 se inhibe, esta actividad se acelera, y aparece la obesidad", resume Moscat. A su juicio, el hallazgo sugiere que la obtención de moduladores farmacológicos de la proteína p62 podría dar lugar a inhibidores de la destrucción ósea en, por ejemplo, osteoporosis posmenopáusica o la artritis reumatoide, y permitir el desarrollo de otros tratamientos para la obesidad y las enfermedades asociadas, como la diabetes tipo 2.

El equipo investigador, del que forman parte Angelina Rodríguez y Ángeles Durán, ha desarrollado un ratón que carece del gen que codifica para la proteína señalizadora p62. El estudio de este modelo animal ya desveló, en un trabajo que este mismo grupo publicó en 2004 en 'Developmental Cell', que la falta de p62 inhibía la destrucción ósea en ratones, por lo que esta proteína podría ser utilizada para el diseño de fármacos antiosteoporóticos.

Este descubrimiento coincide con el hallazgo de científicos de la empresa Prosidion con sede en Oxford (Reino Unido) sobre el hecho de que cuando se administra un agente químico conocido como PSN632408 a ratas con una dieta alta en grasas se suprime el apetito y el aumento de peso en los animales. Las conclusiones de esta investigación se publican también hoy en la revista 'Cell Metabolism'.

Los científicos descubrieron que la llamada oleiletanolamida, un lípido natural que reduce la ingesta de comida y el aumento de peso en ratas, puede ejecutar sus efectos a través del receptor acoplado a proteína G (GPCR) GPR119 e identificaron un componente químico conocido como PSN632408 que no tuvo efecto sobre los receptores de cannabinoide, el objetivo al que se dirige el rimonabant, un posible fármaco para el tratamiento de la obesidad.

El PSN632408 condujo a una reducción destacada en el consumo de alimentos por parte de las ratas que tomaron de forma oral este componente. El consumo total de alimento en las primeras 24 horas fue un 10,4 por ciento menor en los animales tratados con 100 mg/Kg de PSN 632408 en comparación con los animales del grupo control no tratados. Las ratas obesas que tomaron el componente a diario durante dos semanas también comieron menos y aumentaron menos de peso y en grasas que aquellas que no lo tomaron.

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.