Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

¿Falta de vitalidad en tu cabello y uñas? Arkocapil Expert es la solución

Sol en exceso, cloro, sal... nuestro cabello grita a voces: SOS. La llegada del otoño y los excesos cometidos durante el verano hacen que el pelo tienda a volverse más frágil y perder vitalidad durante esta época del año. Además, es frecuente una caída del cabello mayor de lo habitual en esta estación. ¿A qué lo has observado con cierto temor? No hay problema. Hoy en Nutriguia.com te ofrecemos la solución Unos complementos que encontrarás en tu farmacia y parafarmacia habitual. Se trata del nuevo Arkocapil Expert, un complejo que aporta brillo y vitalidad al cabello gracias a su composición, rica en vitaminas (Biotina, Vitamina B6, Vitamina D, Ácido fólico), aminoácidos (Cistina, Metionina y Arginina) y minerales (Zinc y Cobre).

El sexo que queremos las mujeres

Y cómo disfrutarlo

Comprar el libro Comprar el libro

Habla de sexualidad lúdica, de juegos, hormonas, la chispa, sexualidad 2.0, conductas atípicas, comunicación, orgasmo, disfunciones... Carme Sánchez, la autora de este libro, es sexóloga y hace más de veinte años que atiende pacientes en su consulta. La mayoría son mujeres con una experiencia común: no consiguen disfrutar del sexo. En El sexo que queremos las mujeres la autora recoge casos reales y desarrolla un concepto clave: el sexo es un juego, el juego de los adultos. Este libro te ayudará a replantear tu visión de la sexualidad, a restarle ansiedad y a saber qué quieres y cómo lo quieres. Sintonizar con tu cuerpo y conocerlo a fondo para disfrutar —ya sea a solas o en compañía, tengas la edad que tengas y sea cual sea tu orientación sexual— es la premisa básica. ¡Qué interesante!

«Carme Sánchez entierra un pensamiento recurrente: que sobre sexo, nada queda por aprender. ¡Mentira!» —Anna Alós

Relacionados

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Las grasas descienden al segundo escalón de la pirámide nutricional

Diario Médico, 26 de Marzo de 2003

 
Cada vez existen más evidencias científicas del papel que desempeña la nutrición en la prevención de enfermedades. Esto, unido a que es una ciencia nueva, en constante evolución, conduce a revisar las recomendaciones dietéticas. Estos han sido algunos de los aspectos que se han analizado en un encuentro, organizado por el Instituto Flora, en el que los especialistas han insistido en la calidad de los alimentos.

"Existen importantes errores de concepto en nutrición en torno a lo que es bueno o malo, y en ocasiones se atribuyen a determinados alimentos unos beneficios exagerados", errores a los que, con frecuencia, induce la publicidad, ha afirmado Rosa Ortega, del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.

También ha destacado que las recomendaciones dietéticas se deben establecer en función de las características de cada país, y "dentro de cada zona varían según se van conociendo nuevos aspectos". Uno de los cambios que explicó es en la conocida pirámide nutricional: "Willer y Stampfer han propuesto este año pasar las grasas del vértice al segundo escalón (la base es el ejercicio diario y el control del peso), ya que suponen el principal aporte energético. Por el contrario, proponen una reducción de los hidratos de carbono de alto índice glucémico".

Para Ortega, los cambios son lógicos, ya que "la nutrición es una ciencia muy nueva y está en constante evolución". En cualquier caso, "no importa tanto la variedad de lo que se coma, sino la calidad. Actualmente existen suficientes alternativas alimentarias para garantizar la diversidad".

Otro concepto que está calando entre la población es el de alimento funcional, cuya definición es "productos alimentarios, naturales o elaborados, que proporcionan un beneficio más allá del olor, sabor, textura o valor nutricional, y que afectan a funciones fisiológicas de un modo medible en términos de prevención de la enfermedad o promoción de la salud", de los que Pedro Mata, de la Unidad de Lípidos de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, se confiesa partidario, en cuanto que "pueden suponer una ayuda para controlar una patología".

Para argumentar esta opinión, recordó que "el cumplimiento estricto de una dieta baja en grasa saturada puede reducir un 25 por ciento los niveles de colesterol en sujetos con hipercolesterolemia leve o moderada. Pero la realidad demuestra que esa reducción sólo es del 15 por ciento, entre otras razones porque la adherencia a la dieta no es buena".

El aporte diario de colesterol en la dieta oscila entre 250 y 500 miligramos, al que hay que añadir entre los 600 y 1.000 miligramos de colesterol biliar. La mitad de estas cantidades se elimina a través de las heces y el resto se absorbe. "Los esteroles vegetales compiten en el intestino delgado con el colesterol por las micelas, desplazándolo, de forma que disminuye la concentración de colesterol plasmático".

Fitosteroles

Sin embargo, "una dieta habitual no es rica en fitosteroles, salvo la de los vegetarianos. Por ello, existe un alimento funcional (una margarina enriquecida con esteroles vegetales) que con 30 gramos aporta la suficiente cantidad de estos nutrientes". Diversos estudios revelan que la ingesta diaria de ese alimento "produce una reducción del 10 por ciento del LDL".

En su opinión, los individuos susceptibles de incorporar ese preparado serían los de riesgo; es decir, los que presenten cifras de colesterol superiores a 200 miligramos (presentes en el 50 por ciento de la población española adulta) y los que padecen hipercolesterolemia familiar homocigota o combinada, y en todos los casos "se pueden ingerir conjuntamente con otros agentes hipolipemiantes".

Factores emergentes

La mitad de las personas que sufren un ataque cardiaco no tienen factores de riesgo clásico -HTA, hipercolesterolemia u obesidad, entre otros-, lo que lleva a pensar que "existen factores emergentes de riesgo cardiovascular", ha subrayado el catedrático de Medicina Interna Francisco Pérez Jiménez, de la Universidad de Córdoba. Así, dijo que desde hace poco tiempo se está aludiendo a factores infecciosos y "un alto nivel de homocisteína plasmática. De hecho, un 20 por ciento de la población puede tener una elevación del 20 por ciento de la homocisteína".

Pese a la fuerza que está adquiriendo este marcador, el internista ha reconocido que no siempre es fácil medirlo, aunque recordó que "la homocisteína puede bajar con medidas dietéticas muy sencillas, como son aumentando la ingesta de ácido fólico y de vitamina B6, que se pueden encontrar en muchos vegetales".

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.