Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Un hallazgo en las células grasas podría ayudar en la lucha contra la obesidad

Reuters Health, 31 de Diciembre de 2002

Antes de que se desarrollen para funcionar como máquinas almacenadoras de grasa, los adipocitos inmaduros deben duplicarse a sí mismos, un prerrequisito que algunos científicos dicen podría constituir un nuevo objetivo en la batalla contra la obesidad.

El estudio demostró que los precursores de los adipocitos, los llamados preadipocitos, necesitan dividirse al menos dos veces antes de madurar y dedicarse a una vida de almacenamiento de la grasa corporal.

Aunque ya se sabía que ocurría esa división, los científicos no conocían si ésta era un requisito para que los preadipocitos se convirtieran en adipocitos maduros.

Sin embargo, los nuevos hallazgos ofrecen una "evidencia inequívoca" de que la división de los preadipocitos es una etapa crucial en la capacidad final del cuerpo para almacenar grasa, según el autor del estudio Daniel Lane, del Hospital Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland.

El investigador dijo a Reuters Health que esta división celular ha pasado ahora a convertirse en un posible objetivo en la lucha contra la obesidad.

En la obesidad, explicó el científico, no sólo los adipocitos existentes se hacen más grandes, sino que aumenta el número de preadipocitos en el tejido adiposo. Si los preadipocitos no se pueden dividir, y, por consiguiente, madurar, el cuerpo no será capaz de almacenar grasa adicional.

En un estudio con preadipocitos del ratón en el laboratorio, el equipo de Lane halló que los genes que se requerían para el almacenamiento de la grasa se "activaban" sólo después de que las células hubieran experimentado al menos dos fases de división.

Aún más, los investigadores fueron capaces de prevenir la maduración de los adipocitos mediante sustancias que interferían con varios puntos del ciclo de la división celular.

Todo esto indica que bloquear específicamente las moléculas que empujan a los adipocitos a dividirse les podría impedir el crecimiento para convertirse en almacenes de grasa. Lane indicó que él y sus colegas habían identificado ya un gen que ayuda a las células a dividirse, aunque otros genes estarían, probablemente, involucrados.

autor:Por Amy Norton

Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences Early Edition 2002;10.1073/pnas.0137044100.

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.