Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Estilo de vida
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Artistry Studio NYC Edition... Maquillaje vibrante

Brilla por si mismo y vibra como la ciudad de los rascacielos en la que se inspira. Artistry Studio me enamora... lo confieso. Es una nueva marca para amantes de la belleza inspirada en las ciudades más importantes del mundo.La primera parada de la edición limitada de esta firma que hoy te presentamos es Nueva York. Marilyn decía que la sonrisa es el mejor maquillaje que una mujer puede tener y seguro que Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda pensaban lo mismo en cada una de sus locuras por la Gran Manzana. Pero como a veces este gesto puede estar escondido, qué mejor que una explosión de colorido inspirada en la ciudad de los rascacielos, donde el tiempo vuela, pero a la vez es eterno. A mi me apasiona el color... por eso estoy enamorada de esta edición limitada de Artistry Studio.

¡Belleza inspirada en las mujeres que viven, juegan y se mueven todos los días en las ciudades más populares del mundo! Excelente presentación la de Artistry Studio en Madrid, en un lugar (Camera Studio, calle General Álvarez de Castro 12) donde se fotografían muchas de las portadas de las revistas femeninas y de moda españolas... ¡Guau!

La nueva colección de Artsitry Studio está disponible en exclusiva a través de la página web de la firma www.amway.es, www.amway.es, en sus tiendas físicas (Madrid: Calle de Núñez de Balboa, 12, 28001; y Barcelona: Via Augusta, 22, 08006) y/o a través de los distribuidores independientes Amway.

"Los Horcher" historia y leyenda de una saga referente en la gastronomía mundial

Comprar el libro Comprar el libro

Al cumplirse el 75 aniversario de la inauguración de Horcher Madrid, Gustav Otto Richard, tercer Horcher, y su hija Elisabeth, cuarta generación al frente del negocio familiar, novelan la apasionante historia de una saga referente de la excelencia gastronómica internacional, en un testimonio vivo de la grandeza de su leyenda.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

El comer sano y el culto al cuerpo como obsesión

Diario Medico, 13 de Noviembre de 2002

La vigorexia y la ortorexia se han unido a la lista de preocupaciones de las unidades de conducta alimentaria. Jesús de la Gándara, jefe de Psiquiatría de la Unidad de Trastornos Alimentarios del Hospital General Yagüe, ha tratado este asunto durante las II Jornadas sobre Trastornos Alimentarios, celebradas en Burgos.

Son las denominadas enfermedades de la vida moderna: la bulimia, la anorexia, la ludopatía, la compra compulsiva... y las más novedosas, la ortorexia y la vigorexia, trastornos detrás de los que se esconde una personalidad patológica y que se ceban con personas poco adaptadas al comportamiento social.

En Burgos, en el marco de las II Jornadas sobre Trastornos Alimentarios, se ha hablado de dos nuevas patologías: la ortorexia y la vigorexia. La primera es un trastorno de la conducta alimentaria que consiste en la obsesión por la comida sana y obliga a quien lo padece a seguir una dieta que excluye la carne, las grasas, los alimentos cultivados con pesticidas o herbicidas y las sustancias artificiales que pueden dañar el organismo, ha explicado a DM Jesús de la Gándara, jefe de Psiquiatría y de la Unidad de Trastornos Alimentarios del Hospital General Yagüe, en Burgos.

El fenómeno aparece en Estados Unidos, donde la tendencia desordenada al consumo de alimentos biológicamente puros motivó la aparición de un manual de adictos a la comida saludable, escrito por el psicólogo americano Steven Bratman. Estos pacientes suelen ser tan estrictos que llegan a sentirse culpables cuando incumplen su alimentación a base de alimentos ecológicos y se castigan con dietas y ayunos aún más rígidos que evitan el consumo de muchas otras clases de comidas.

Entre los problemas que acarrea este tipo de trastorno, el especialista destacó numerosas carencias nutricionales, ya que el ortoréxico no sustituye los alimentos que rechaza por otros que le aporten los mismos complementos nutricionales, lo cual se traduce en anemia y carencias vitamínicas.

La ortorexia suele manifestarse en personas con comportamientos obsesivo-compulsivos y predispuestas genéticamente a ello.

Gimnasio

Otra obsesión patológica, el culto al cuerpo, al gimnasio, identifica la vigorexia, que afecta sobre todo a hombres jóvenes obsesionados por tener un cuerpo perfecto, "que les lleva a someterse a patrones de ejercicio patológicamente excesivos; a alimentaciones hiperprotéicas y con hidratos de carbono y exentas en grasas; a comer soja, lecitina, cereales, y a tomar anabolizantes", explicó el psiquiatra.

Y es precisamente con los anabolizantes cuando aparecen los problemas, "porque se hacen dependientes y su uso implica riesgo de cáncer de próstata, de disfunción eréctil, de lesiones vasculares, de infartos y problemas cardiovasculares".

De la Gándara matizó que tanto la ortorexia como la vigorexia no existen como enfermedades independientes, sino como comportamientos patológicos detrás de los que siempre se esconden problemas de personalidad. El perfil de estos pacientes se corresponde "con gente obsesiva, insuficiente, inmadura, insegura, con problemas de impulsividad y de identidad y con baja autoestima".

A la hora de tratar a estos pacientes, la estrategia a seguir es la misma que con las anorexias o las bulimias nerviosas. En primer lugar, un tratamiento con inhibidores de la serotonina, que hacen que disminuya la impulsividad y la obsesividad, y en segundo lugar, con psicoterapia de conducta, de aprendizaje de patrones más sanos de comportamiento. "Con estos tratamientos sí que se logran resultados siempre y cuando el individuo, antes, reconozca que está enfermo".

Autor: Inma Salazar

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.