Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Adolescentes deprimidos corren mayor riesgo de obesidad

El comerio.com, 3 de Septiembre de 2002

El hallazgo se basó en una revisión de un sondeo de más de 9.000 adolecentes y preadolescentes que participaron en un sondeo en 1995 y después un año más tarde, según un informe del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati y el Colegio de Medicina de la Universidad de Cincinnati.

"Entre esos adolescentes todavía no obesos en la línea basal (el inicio del estudio), las probabilidades de convertirse en obesos en el siguiente año eran del doble si padecían un estado depresivo", señaló el informe, publicado en la edición del 3 de septiembre de "Pediatrics", la revista de la Academia de Pediatría de Estados Unidos.

"Este riesgo persistió después de controlar varios factores relacionados con la depresión y la obesidad, como una bajo grado de autoestima, poca actividad física, obesidad paterna y la poca escolaridad de los padres", agregó.

El informe señaló que la literatura médica por varias décadas ha abarcado estudios que vinculan la obesidad a la depresión, pero la teoría prevalente indica que la obesidad hace que las personas se depriman, no al revés.

"La obesidad y la depresión están aumentando en todo el mundo, y las razones de estas tendencias son desconocidas", según el estudio.

"Es probable que haya un subgrupo de individuos para quienes el estado anímico es un factor de riesgo importante en el desarrollo de la obesidad", añade.

Estos pueden ser los mismos individuos que informaron de un incremento del apetito, no disminución, con la aparición de la depresión, o los que padecen un trastorno de la alimentación caracterizado por episodios de comilonas, un grupo en los que la depresión es más común", agregó.

"Este subgrupo también puede representar una población para la cual el tratamiento de la depresión podría alterar el curso y el desarrollo de la obesidad", prosigue el estudio.

Hay métodos farmacológicos y no farmacológicos prometedores para tratar la depresión, dijeron los investigadores, y "para quienes la depresión aumenta el riesgo de obesidad, la terapia contra la depresión también puede prevenir el aumento de peso", agregaron.

El informe también explicó que hay evidencia de que la obesidad y la depresión pueden deberse a "mecanismos neurobiológicos", particularmente la producción de serotonina y de varias secreciones glandulares.

Comentarios de los visitantes

Los comentarios están desactivados.