Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

La marca de cosmética Letizia Buzón recupera la elaboración del auténtico jabón de Alepo

Realizado a mano con ingredientes de máxima calidad 100% naturales

La marca de cosmética Letizia Buzón (responsable de la introducción en España de los tratamientos Dermalinfusion e Hydrafacial) recupera la elaboración a mano del auténtico jabón de Alepo, el primer jabón facial de la historia de la humanidad, ​con la creación de la primera compañía española ubicada en la frontera turco-siria. Un producto que, tras el comienzo de la guerra hace 8 años, era imposible de encontrar.

Con un 40% de aceite de laurel y un 60% de aceite de oliva virgen, posee los mejores principios dermatológicos para la piel, siendo uno de los jabones más recomendados por los dermatólogos y que podremos encontrar en centros tan prestigiosos como el de Carmen Navarro. Un jabón-jabón que no te puedes perder por sus increíbles propiedades dermatológicas y por lo que representa para el futuro de los que lo hacen posible.

Relacionados

La cata del té

Comprar el libro Comprar el libro

El té es una bebida saludable y fascinante. Rebosa de cultura en una explosión internacional de costumbres, rituales y ceremonias. Para muchos, tomar un té es un simple acto que satisface la sed; para otros, se trata de una ceremonia íntima o compartida en la que la bebida deja de ser un mero alimento para convertirse en una experiencia en la que participan todos los sentidos.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Desarrollan una técnica para el tratamiento de la obesidad visceral

  • Un equipo de investigadores del Hospital Brigham and Women logra 'convertir' la grasa blanca en grasa marrón mediante la manipulación de las vías metabólicas

JANO.es, Mayo 2012

La grasa marrón de nuestros cuerpos consume energía, mientras que su contraparte, la grasa blanca, hace reserva de ella. El peligro que representan las células de grasa blanca, como el aumento del riesgo de padecer diabetes y enfermedades del corazón, parece estar especialmente vinculado a la grasa visceral -la acumulación de grasa alrededor de los órganos, en el abdomen.

Ahora, un equipo de investigadores dirigido por Jorge Plutzky, director del Programa de Prevención de Enfermedades Vasculares del Hospital Brigham and Women, ha desarrollado una nueva técnica para tratar la obesidad visceral. El estudio ha sido publicado en la revista Nature Medicine.

Mediante la manipulación de las vías metabólicas encargadas de convertir la vitamina A en ácido retinoico, Plutzky y sus colaboradores consiguieron que la grasa blanca adoptara las características de la grasa marrón.

Los retinoides, moléculas derivadas del metabolismo de la vitamina A son responsables de muchas funciones biológicas; una de estas funciones es el control del desarrollo de las células grasas. Una de las funciones primordiales en el metabolismo de los retinoides viene de la mano de una enzima llamada deshidrogenasa retinaldehído 1, o Aldh1a1. Los investigadores observaron que, en humanos y en ratones, la Aldh1a1 es abundante en las células de grasa blanca, sobre todo en la grasa visceral más peligrosa (grasa abdominal o grasa del vientre).

Cuando la Aldh1a1 fue inhibida en las células de grasa blanca, estas células comenzaron a actuar como células de grasa marrón (una de las características definitorias de la grasa marrón es su capacidad de liberar energía en forma de calor).

Los investigadores también observaron que la anulación de la expresión del gen de la Aldh1a1, mediante la inyección de moléculas antisentido, en ratones obesos, resultó en menos grasa visceral, menor aumento de peso, una disminución de los niveles de glucosa, y mayor protección contra la exposición al frío, en comparación con los ratones control.

"La grasa marrón, y los mecanismos que podrían convertir la grasa blanca en marrón, han estado recibiendo una creciente atención, ya que representan una posible manera de tratar la obesidad y sus complicaciones", afirma Plutzky.

Relacionados

Comentarios de los visitantes