Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

ConSuPermiso - gana dinero desde casa

Elasticidad, firmeza e hidratación, 3 en 1, con RoC®

Combate el paso del tiempo con las tres gamas de RoC® que hoy te presentamos en Nutriguia.com: Pro-Correct, Pro-Renove y Pro-Define. Te ayudan a combatir el paso de tiempo en tu piel y a recuperar la salud de tu rostro. ¡Guau!

El paso de los años, el exceso de exposición al sol, el estrés diario, la polución en las ciudades o la falta de sueño hacen que nuestra piel tienda a sufrir envejecimiento prematuro, manchas, arrugas y pérdida de hidratación y elasticidad. Por ello, es importante darle un giro a nuestro ritual de belleza incorporando productos que nos ayuden a frenar los efectos nocivos en nuestra piel.

Relacionados

La Dieta Slow

En busca de la nutrición natural y el equilibrio ecológico-Dr. Manuel Jiménez Ucero

Comprar el libro Comprar el libro

Hoy en nuestra sección de libros te presentamos uno que apuesta por una forma sana de adelgazar... Pensarás que eso dicen todos los libros de dietas, pero este tiene una filosofía muy especial: propone abandonar los hábitos tóxicos que todos tenemos, incorporar a nuestra dieta combinados vegetales enriquecidos con proteínas veganas, y complementarla con superfoods, unos suplementos nutricionales muy beneficiosos para nuestra salud. ¿Qué significa Slow? El movimiento slow reclama serenidad en nuestro vertiginoso y estresante ritmo actual de vida, en tantos aspectos que nos lleva a una cierta locura existencial.

  • La Dieta Slow no es una dieta milagrosa. No es una dieta más. No es una simple dieta adelgazante. Es un proyecto de vida saludable que combina los conceptos de adelgazamiento, salud y longevidad y es un plan muy actual basado en componentes naturales (proteínas vegetales, zumos verdes, alimentos detox...).

Relacionados

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas


Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

Qué entendemos por carne roja y cuánta cantidad consumir

¿Sabe todo el mundo de qué hablamos cuando decimos carne roja? Desde el punto de vista culinario, aquella que tiene ese color en crudo y procede de un mamífero. Desde el punto de vista de la nutrición es aquella carne que proviene del músculo de los mamíferos, incluyendo, la de vaca, lechal, cerdo, cordero, caballo y cabra. Esta distinción la vemos con matices en algunas consideraciones. A veces se habla también de la edad del animal e incluso de la pieza de corte de la que hablamos. ¿Es eso cierto? ¿Hay carne blanca de ternera? ¿Toda la carne de ternera es roja? ¿El lomo de ternera es carne blanca y el solomillo es roja? Madre mía, menudo lío... No eso no es cierto, carne roja es la de vaca, cerdo, cordero, caballo y cabra.

Algunas excepciones

Se considera, por tanto, carne roja toda la carne proveniente de mamíferos, por ejemplo vacuno (sobre todo la carne procedente de la vaca), la carne de caballo, de toro, la carne procedente de la caza: jabalíes, venado, corzo. Las aves se consideran carnes blancas (pollo, pavo...) pero hay excepciones, pichones, perdices, codorniz, faisán, pato, ganso... se consideran rojas, aunque se pongan en una categoría diferente.

A veces se distingue también dependiendo de las piezas del animal o por la edad del animal. Estas diferencias tienen más que ver con el contenido de grasa, porque si se trata de los animales antes mencionados, tengan la edad que tengan o procedan de la parte del animal que procedan todas se consideran rojas. Si hablamos de su contenido en grasa, si es cierto que podemos diferenciar entre unas piezas del animal u otras. Y también ocurre lo mismo con la edad del animal. En el caso del cerdo se considera "roja" si el animal es adulto y "blanca" si es joven (cochinillo), lo mismo sucede con el cordero, distinguiendo entre el "cordero pascual" (roja) y "cordero lechal" (blanca).

En el caso de algunos animales a veces se hace distinción por la edad del animal por cuando fue sacrificado, la carne de cerdo se considera roja si el animal es adulto, pero blanca si es joven (cochinillo) y lo mismo es aplicable a la carne de cordero (cordero pascual y cordero lechal). Bien entendido que tanto el cerdo como el cordero, son carnes rojas también.

En ocasiones se hace esta diferenciación según el corte de la pieza dentro de un mismo animal: por ejemplo el solomillo se considera carne roja, y el lomo se suele tratar como carne blanca. Algunos envases dicen ternera blanca de la tal o cual sitio. Todas son carnes rojas también.

Consumo apropiado

¿Y las raciones saludables? El consumo aconsejable de carne quedaría así: 3-4 raciones a la semana de carnes blancas (aves como pollo o pavo) y, respecto a la carne roja, consumirla solo de forma ocasional, lo que podría ser comerla entre 2 o 3 veces al mes.

Por suerte, según los expertos, para una persona, el riesgo de desarrollar cáncer de colón por el consumo de carne procesada es pequeño, pero aumenta con la cantidad tomada. En este sentido hay que resaltar que las raciones también son muy importantes. Por ejemplo la ración de carne (procesada o no) a tomar por una persona se correspondería a la de el dorso de su mano, con el puño cerrado. Sí esa parte de arriba de la mano debería ser el tamaño de la carne a consumir por cada persona. Comemos carne en exceso y eso es lo que a la larga puede resultarnos perjudicial. Hay que consumir carne con moderación y dentro de una dieta variada y equilibrada (que incluya mucha fruta, verdura, legumbres, más pescado, y carne sí, pero preferiblemente blanca y con raciones adecuadas.

Carne procesada

Es toda aquella que ha sido transformada por medio del salado, curado, o cualquier otro proceso para intensificar el sabor o su conservación. Suelen contener cerdo o vaca, o también carne de aves, vísceras... En este grupo estarían las salchichas, el jamón y la carne en conserva.

Método de cocinado

También es muy importante. Lo más perjudicial para nuestra salud sería poner los alimentos directamente al fuego (como en parrillas y barbacoas...) porque se producen productos cancerígenos. En la sartén y plancha o siempre que se ponga la carne en contacto con una superficie muy caliente también podría resultar nocivo. Se sabe que es malo, pero no hay unas evidencias absolutas de la forma en que estos métodos de cocinado influyen en la incidencia del cáncer.

Conclusión:

La carne roja puede estar dentro de una dieta sana y equilibrada, en forma de consumo ocasional. No puede ser el eje de nuestra alimentación ni consumirse mañana y noche. También hay que vigilar el tamaño de las raciones. Las carnes procesadas (salchichas, embutidos...) debemos tomarlas más de cuando en cuando todavía, que las carnes rojas, o bien no excedernos con las raciones.

No hay que asustarse, pero en esto como en todo, mejor es prevenir, que curar...

Relacionados

Comentarios de los visitantes