Nutriguía

Guía de Nutrición, Cocina, Salud y Lifestyle
Página dedicada a la Gastronomía y la Nutrición. Noticias, artículos, consejos, libros, restaurantes y recetas desde ambos puntos de vista. ¡El placer de cuidarse comiendo bien!

Triptófano Plus Arkorelax... ¡Arriba ese ánimo!

¿Te apuntas a un estado de ánimo positivo? Según los expertos, el periodo de adaptación al trabajo después de la vuelta de vacaciones puede durar varias semanas. Apatía, mal humor, sueño ligero e irritabilidad. ¿Por qué no lo acortamos? Descubre Triptófano Plus Arkorelax un complemento alimenticio a base de triptófano, extractos de azafrán y grifonia, vitaminas del grupo B, magnesio y zinc, que contribuye al balance emocional y ayuda a mantener un estado de ánimo positivo.

Desintoxícate con sopas

La sopa constituye la comida ideal para desintoxicar tu organismo y favorecer tu salud. Rica en vitaminas, hidratante, saciante… Solo necesitas una condición importante: elegir los mejores ingredientes. Y puedes hacerlo todo el año o en curas de 3 a 7 días, sea cual sea la estación, incluso ahora en verano, te irán perfectas. En "Desintoxícate con sopas" encontrarás la receta que necesitas y descubrirás:

  • 12 buenas razones para “vestir” tu organismo de verde: luchar contra la fatiga y el estreñimiento, fortalecer tus huesos, embellecer tu piel…
  • Los mejores ingredientes y sus puntos fuertes para mantener la línea y la salud: frutas, verduras, hierbas aromáticas.
  • 100 sabrosas recetas de temporada, con sus beneficios saludables: antioxidante, diurética, adelgazante, revitalizadora.
  • Programa detox con menús completos.
  • Cuáles son las frutas y verduras de temporada para aprovechar al máximo su poder terapeútico y desintoxicante.

LibrosEnRed-Libros digitales

De Interés




Time for fashion
A place to go
Sinestesia Gastronomica
Tartas Fondant Mariceli

Webs amigas




Suscribete por RSS  Siguenos en Google+

27 recetas de pepinos... para disfrutar de esta hortaliza en tu mesa

¡Qué buenos están! A nosotros nos encantan y más que nunca ahora es el momento de llevarlos a la mesa. Son prácticamente agua, luego no engordan nada y podemos incluirlos en todas las ensaladas de verano que se nos ocurran, para darles su toque especial. Forman parte del gazpacho (imprescindible en esta época, en la siguiente fotografía chupitos de gazpacho, un delicioso entrante en comidas y cócteles), pero también los puedes servir rellenos y de mil formas más. Nosotros te ofrecemos 27 deliciosas recetas y... te sugerimos que los pruebes en canapés light, con pan de molde untado con queso en crema y unas rebanadas finas de pepino con una pizca de sal. ¡Qué ricos!

El Dr. Alejandro Domingo Gutiérrez, endocrinólogo y nutricionista de USP San Camilo, de Madrid, nos aconsejaba en su día de su consumo y nos hablaba de sus fantásticas cualidades nutricionales.

Lo que nos aportan

La ración usal de pepino es de 80 gr (un pepino pequeño). Para que resulte menos indigesto se aconseja pelarlo de forma generosa. Como en otras ocasiones no debemos olvidar no obstante que si los pelamos demasiado perdemos buena parte de sus vitaminas. Su piel es rica en fibra y nutrientes, por tanto si no nos sientan mal podemos tomarlos parcialmente pelados (retirar solo unas tiras sí y otras no, de ese modo las rodajas quedan más decorativas y aportan más color a las ensaladas). Hay que lavarlos muy bien, tanto si los tomamos pelados como sin pelar. En Alemania los suelen consumir con piel, a diferencia de los españoles que solemos tomarlos pelados o parcialmente pelados.

Su historia

Es el fruto comestible de una planta herbácea anual, perteneciente a la familia de las cucurbitáceas, de tallos rastreros. Su nombre científico es Cucumis sativus. Procede de Asia. Hay pepinos de distintos tamaños, los pequeños se emplean para encurtidos, los grandes pueden superar los 45 centímetros de longitud. Su color también pude variar del verde intenso oscuro al amarillento. Los que se cultivan en invernadero son los más largos y tienen la piel lisa. Los que se cultivan de manera tradicional, en tierra labrada (climas templados y cálidos), son los de piel rugosa y gruesa, de menor tamaño (los que consumimos con mayor frecuencia).

Conservación

Como siempre nuestro consejo es comer las verduras cuanto antes, de este modo pierden menos nutrientes. Podemos dejarlos por unos días en el cajón de las verduras del frigorífico, si los traemos del hipermercado en bolsas y se han puesto algo húmedos conviene secarlos bien con un trapo limpio, para que nos aguanten más sin pudrirse. Otra manera de conservarlos por más tiempo es disponerlos en lugar fresco y oscuro, tapando los tallos con papel de aluminio.

A la hora de comprarlos

  • Deben estar firmes al tacto, sin partes blandas, ni dañadas.
  • Si están envasados en bandejas debemos observar los tallos (que no estén mojados ni blandos).

En la cocina

Si crudos en ensaladas variadas o con otras crudités y una crema de queso resultan perfectos también admiten algunas preparaciones culinarias menos frecuentes como son hervido, horneado y fritura. En cuanto a los condimentos y aromáticas que mejor le van están el perejil, estragón, jengibre o también la paprika, que es similar al pimentón.

Buenos consejos

  • No es bueno congelarlos, dado que son muy ricos en agua. En todo caso si no tenemos más remedio que congelarlos, después los emplearemos en cremas frías o en salsas, nunca en ensalada porque habrán perdido su textura.
  • Si compramos pepinos de invernadero, cuya piel es más fina y suave, no es preciso que los pelemos. Los lavamos bien y los añadimos directamente a las ensaladas.
  • Como sucede con otras hortalizas (berenjenas, calabacín...) conviene dejarlos escurrir sobre el escurreverduras, para que suelten el exceso de agua, antes de prepararlos. Para ello se cortan en rodajas, una vez lavados y pelados y se colocan con sal sobre el escurridor. A este proceso se le llama "soltar la lágrima" o el "amargor", de ese modo resultan más delicados de sabor en salsas y rellenos.
  • Los pepinos combinan de forma especial con el pescado graso o azul (atún, bonito, salmón...). Se puede preparar pescado relleno con pepino en daditos pequeños, arroz blanco, atún, cebolla rehogada y aromáticas al gusto.
  • El pepino, como comentábamos antes, se puede cortar de forma decorativa (en bastoncillos o con surcos. Éstos últimos se pueden hacer con un cuchillo afilado, el pelapatatas o con ayuda de un tenedor. Después se cortan a rodajas.
  • Si guardamos medio pepino en el frigorífico, conviene tapar la zona del corte con filme, para conservarlo mejor y para que no den sabor al resto de alimentos del frigorífico.

Alimento muy sano

Nos lo cuenta a Nutriguia.com el Dr. Alejandro Domingo Gutiérrez: “El pepino es una pieza fundamental a la hora de establecer una alimentación saludable” Así de contundente se ha expresado el endocrinólogo y nutricionista de USP San Camilo, el doctor Domingo Gutiérrez. No en vano, el gran contenido en agua de esta hortaliza de la familia de las cucurbitáceas (como el melón o la calabaza) hace de ésta un buen ingrediente para las dietas de control de peso o de adelgazamiento, además de reforzar algunas propiedades diuréticas y laxantes. En la ya antigua ‘Guerra del pepino’, el doctor Alejandro Domingo Gutiérrez quiso salir en defensa de este producto, entre cuyas variedades destaca el llamado pepino español: “Es una hortaliza con un gran contenido de agua por lo que es muy apta para esos momentos en los que tenemos muchas ganas de comer y comemos cualquier cosa. Tomando pepino, con un 96% de agua, nos sentiremos saciados. Pero, además, este pepino nos va a aportar, sobre todo, una gran cantidad de minerales y vitaminas”. Contiene vitamina C, B2, B6, A y E, además potasio, fósforo, calcio, magnesio y hierro. También, “nos ayuda a eliminar todos los tóxicos por riñón al aportar gran cantidad de agua”.

Comerlo lentamente y sin pelar

El pepino, gracias a su alto contenido en agua y fibra es un gran depurativo, diurético y laxante, con un bajo aporte calórico, al contener pocos carbohidratos. Por ello es ingrediente indispensable en las dietas de adelgazamiento.

El doctor Domingo aconseja comerlo lentamente para evitar la indigestión por pepino. No es recomendable para personas con diarrea o con gases, pero para el resto resulta un alimento adecuado para proteger el estómago y depurar el riñón.

Rico en agua, el pepino, tradicionalmente considerado un excelente aliado de la piel y el cabello, está asociado al verano: a las ensaladas y gazpachos, por ejemplo. Debe comerse fresco y a ser posible con la piel para evitar perder su aportación de fibra y betacaroteno (vitamina A procedente de las frutas y vegetales), recomendable para la vista, prevención de infecciones, desarrollo y mantenimiento de huesos y tejidos... “Este pepino en las ensaladas nos anima, nos hace que esa ensalada incluso a la vista sea más bonita, sea más apetecible”, ensalza el nutricionista y endocrinólogo.

“El pepino, pues, debe ser una pieza fundamental a la hora de establecer una alimentación saludable”, añade el especialista, quien asegura que desde la profesión médica se contribuye de esta forma a la defensa del pepino, “y naturalmente al pepino español, que es el que tiene más cantidad de todos estos elementos saludables”. Esta hortaliza, cuya temporada tradicional se extiende de junio a septiembre, necesita de un clima templado para cultivarse en óptimas condiciones.

Preparar pepino para ensalada

Te damos una fórmula básica, para que emplees a tu gusto en ensaladas o como guarnición. Pelar los pepinos, bien verdes y duros, cortarlos en rodajas finas y espolvorear con sal, dejar reposar en el escurreverduras un par de horas. Pasado este tiempo lavar al chorro, bajo el grifo de agua fría. Secar con un paño de cocina limpio y disponer en una fuente de ensalada, aderezar con una vinagreta y con perejil picado (si se desea), dejar en la nevera hasta el momento de llevar a la mesa. Se pueden servir como guarnición, tal cual, o bien acompañar en tomates y pimientos rojos.

Al equipo de Nutriguia.com ¡nos encantan!

Pruébalos así:

  • Mousse de pepino

    Ingredientes: 1 pepino, 6 hojas de gelatina (o bien 9 gramos de gelatina en polvo), 50 g de mantequilla, 50 g de yogur, 1-2 cucharaditas de vinagre blanco balsámico, 1 taza de nata, 4 cucharaditas de hierbas finas recién cortadas (p.ej. la hierbabuena, el eneldo, el perejil), sal, pimienta y ajo en polvo, rodajas de pepino y hierbas para decorar.

    Preparación

    1. Lavar, pelar y rallar el pepino, rociar con sal y disponerlo en un colador durante 15 minutos. Dejar escurrir el agua y secarlo bien para quitar todo el líquido.
    2. Mezclar o remover la mantequilla hasta que quede espumosa, añadir el yogur y luego mezclar bien con el vinagre blanco balsámico. Después añadir el pepino rallado.
    3. Remojar las hojas de gelatina durante 5 minutos, escurrir el exceso de agua y colocarlas en una sartén caliente hasta que la gelatina se disuelva (en el caso de utilizar la gelatina en polvo seguir las instrucciones del envase). Añadir unas cucharadas de la mezcla de mantequilla fría a la solución de gelatina y mezclar. Entonces incorporar la mezcla de mantequilla restante y remover.
    4. Aliñar bien con sal, pimienta y ajo en polvo. Batir la nata hasta montarla y, junto a las hierbas, añadirlas suavemente a la mousse de pepino.
    5. Colocar la mousse en un plato bajo de cristal cubierto con papel film y dejar reposar al menos 2 o 3 horas, mejor si se reserva toda la noche.
    6. Volcar la mousse en un plato o fuente de servir y decocar con hierbas y las rebanadas del pepino.
    7. Servir con el pan fresco blanco o pan de trigo integral.
  • Pepinos rellenos de jamón de York y manzana
  • Barcas de pepino con ensaladilla
  • Crema fría de pepino con guarnición de tomate
  • Ensalada sarda
  • Gazpacho
  • Gazpacho Andaluz de Isabel Pantoja
  • Crema de pepino

    Ingredientes: 1 pepino grande o 2 medianos, 600 ml. de leche, 2 cucharadas de yogur natural, 3 cucharadas de leche en polvo desnatada, 2 dientes de ajo, pimienta blanca molida, sal.

    Preparación

    1. Calentar la leche y cuando esté a punto de romper el hervor, retirar del fuego y dejar enfriar hasta que podamos meter un dedo sin quemarnos.
    2. Mezclar el yogur con la leche en polvo, hasta formar una crema espesa, añadir esta crema a la leche tibia y remover hasta que resulte bien mezclado y sin grumos.
    3. Verter la preparación anterior en un termo o envase hermético y dejar tapado unas 8 horas o hasta que espese; introducir a continuación en el frigorífico durante 60 minutos, para que se enfríe.
    4. Pelar el pepino y pasarlo por la batidora; poner en un colador grande con sal y dejar escurrir.
    5. Batir la preparación reservada en la nevera hasta que adquiera una consistencia espumosa y se le agrega el pepino y los ajos previamente reducidos a puré con la batidora o en un mortero; sazonar y guardar en el frigorífico unas dos horas.
    6. En el momento de servir, se espolvorea la crema de pepino con la pimienta blanca recién molida, se rectifica de sazón si es necesario y se sirve en boles individuales con una rodajita de pepino en el centro, de adorno.
    7. Esta receta procede de Oriente Medio y aunque parece difícil de hacer en realidad no lo es tanto. Es esencial el tiempo de reposo aconsejado para que los ingredientes se asienten.
  • Ensalada de verano
  • Pepinos con hierbabuena
  • Corona de pepino en gelatina
  • Ensalada antioxidante
  • Ensalada de patatas
  • Bad story 'rec/105d4fe0'
  • Crudités

    Ingredientes (4 personas): zanahorias y apio cortados en bastoncitos, endibias, tomates cereza o cherry, bastoncitos de pepino y de pimiento verde.
    Para las salsas: 1 yogur, 1/2 cebolla, queso blanco de untar descremado, hierbas aromáticas, sal.

    Preparación

    1. Se lavan y trocean las hortalizas al tamaño que se desee.
    2. Se preparan las salsas, en dos recipientes; para la de yogur, se agrega a éste la cebolla y la sal y se bate a mano con energía; para la de queso blanco, se saca de la nevera el queso con antelación para que esté lo más blando posible y se añaden las hierbas; se remueve bien.
    3. Se disponen en una fuente las hortalizas y las salsas. También se pueden servir las crudités junto a una salsa de aceite de oliva virgen, sal, limón y albahaca.

    Consejo final: También puedes servirlas con salsa ali-oli, mayonesa light, salsa rosa... al gusto.

  • Ensalada griega de verano
  • Pepinos con salsa de yogur
  • Tacos de pepino rellenos de ensaldilla de arroz
  • Ensalada multifibra
  • Ensalada de pepino y berros con salsa de yogur
  • Pepinos rellenos de carne picada
  • Ensalada mixta

    Ingredientes: 2 pepinos, 1 lechuga Iceberg, 1 hoja de lombarda, 1 tomate rojo grande, 3 cucharadas de maíz en conserva, 1 manzana, vinagre balsámico, sal, 1 lata de bonito en conserva (al natural si estamos a dieta, o en aceite de oliva), aceite de oliva virgen extra. Opcional: 1 o 2 huevos duros, espárragos blancos en conserva y aceitunas verdes o negras sin hueso.

    Preparación

    1. Lavar las verduras y trocear en trozos no muy pequeños; lavar bien los pepinos y eliminar unas tiras de piel a lo largo, de forma que queden a dos colores, cortar a continuación los pepinos parcialmente pelados en rodajas muy finas.
    2. Disponer un lecho de rodajas de pepino en una fuente, colocar encima la lechuga limpia y seca, troceada y la hoja de lombarda, el tomate cortado en gajos, el maíz y la manzana cortada en láminas.
    3. Escurrir el atún y echar por encima de la ensalada. Echar los huevos duros cortados en cuartos, las aceitunas y los espárragos bien escurridos, si lo deseamos. Aliñar a continuación con sal, un chorro de vinagre balsámico y el aceite de oliva.
    4. Remover y servir de inmediato.
  • Ensalada vegetal con atún
  • Pimientos rellenos de ensalada
  • Gelatina de pepino y espinacas
  • Ensalada de pepino y yogur
  • Ensalada de pepinos

Comentarios de los visitantes

Anónimo
23 de octubre de 2013
riquisimas resetas, las hice

Anónimo
25 de marzo de 2014
ricoo